Homo homini lupus

El hombre es un lobo para el hombre.

De vez en cuando esta locución latina que aprendí hace quince años me asalta, recordándome que mi optimismo muchas veces no se corresponde con la realidad. Es de lo poco que me acuerdo de mi época de instituto y sin duda lo que más sentido tiene.

Quise creer que este mundo de libros, mundos fantásticos, grandes historias, personajes inolvidables… estaba libre de ataques y envidias varias, cuan equivocada estaba.

De nuevo veo como el ego herido convierte a la gente en verdaderos monstruos capaces de atacar a quien una vez admiraron, solo por una decisión no comprendida, por envidia a su éxito, por deseo de notoriedad… tratando de hacer claudicar a quién ya decidió y si lo hizo fue porque tenía la potestad para ello, porque le correspondía hacerlo y se merece un respeto aunque no se comparta su opinión.

Se nos olvida que detrás de un seudónimo existe una persona con sentimientos, con deseos y aspiraciones a la que podemos herir solo por no tener un mínimo de empatía. Se nos olvida que nadie merece nuestro desprecio salvo que realmente haga actos deleznables, que cada uno tenemos nuestra opinión y salvo que haga daño al resto, es tan válida como la del vecino.

Me duele ver como alguien sufre, más si admiro y quiero a esa persona. Me horroriza y enfada tener que callar para no empeorar la situación. Me afecta enormemente descubrir cuan rastrera puede ser una persona que un día te apoyó. Me da miedo encontrarme con alguien así y sufrir en mis propias carnes esa situación, porque nadie está exento de ello.

De momento me conformo con seguir como estoy, ir poco a poco y en parte prefiero estar y pasar un poco desapercibida, que despertar pasiones que un día puedan convertirse en odios. Porque la delgada línea que separa esos sentimientos es tan fina y fácilmente traspasable, que me daría pavor desde el minuto uno recibir dichas atenciones, esperando la primera puñalada entre los halagos.

A mi querida amiga solo quiero decirle una cosa: todo pasa, pronto esto también será parte de ese pasado doloroso y revelador que te hará crecer como persona. Concéntrate en quién de verdad te quiere y poco a poco todo volverá a su ser.

Al resto, solo un apunte: así como tratas a los demás, así te trataran, así que tú eliges quién quieres ser y qué quieres recibir. Si ahora mismo estás hiriendo a alguien solo porque no piensa como tú querrías, te invito a que ahondes en ello y descubras que te molesta realmente de esa persona, pero sobretodo te animo a que la respetes, máxime si ella lo hace. Y recuerda que si tratas de manejar y manipular a tu entorno acabarás solo porque las personas tóxicas cuanto más lejos, mejor.

 

Bea Melworren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s