Un mes… regular.

Diciembre llegó a su fin, si me paro a mirar como ha transcurrido el mes me doy cuenta que he leído poco, muy poco y como yo mis lectores.

Sí, se ha notado también en mis obras bajando considerablemente el número de personas que se han acercado a ellas durante todo el mes, al principio me llamaba la atención, después me preocupaba y luego, luego me di cuenta de que yo misma no estaba leyendo apenas nada.

En definitiva es un mal mes para ser un escritor novel en Amazon, si ya estás consagrado, si eres un referente en tu categoría seguramente no lo hayas notado, pero cuando estás luchando poco a poco para abrirte un hueco, para darte a conocer… se nota y mucho.

Y llegados a este punto ¿qué hacemos? No nos podemos quedar con lo que ha pasado el mes anterior, no debemos regodearnos en lo que pudo ser y no ha sido. Sí, yo también pensaba que en el mes del “consumismo compulsivo” las ventas se dispararían, pero quien ha comprado libros ese mes para regalar ha ido a lo seguro, tirando de autores que ya conoce, sin jugársela.

Yo hubiese hecho lo mismo.

Pero eso ya pasó, estamos en enero y toca volver a darse a conocer. Yo parto siempre de la base de que no me conocen, que cuando hago una promoción en una página ni mucho menos va a llegar al número de integrantes de dicha página.

Analicemos: si un grupo de facebook tiene 10.000 personas entre sus miembros, es sumamente complicado por no decir imposible que cuando ponemos una publicación la vean las 10.000 personas, entonces… no hay que desanimarse, porque los lectores están ahí, a un paso y lo mejor: dispuestos a dar una oportunidad a un escritor nobel. Quizás suena demasiado optimista, pero yo lo he visto conmigo misma, en septiembre cuando publiqué Cuando consigas… hablarme, llegué a muchas personas, demasiadas para ser una completa desconocida.

Si sigo analizando tengo que recordar una pequeña lección de marketing que recibí cuando hice un curso de formación como vendedora a puerta fría: de 100 puertas a las que llamas, diez se interesarán por el producto y entre dos o tres acabarán comprándolo.

Si unimos los dos conceptos anteriores, ¿cuántas veces tenemos que hacer una publicación en un grupo para llegar a cien personas y encontrar a las dos que leerán tu libro?

Muchas, pero tampoco debemos aburrir, abrumar, saturar y volvernos repetitivos, porque entonces no llegaremos al lector final. A ese que se toma el tiempo en leer, disfrutar, comentar y quizás recomendar nuestra historia a otros lectores. Hay que ponerle imaginación, crear nuevas fotos, ideas, pedazos de la novela…

Los lectores son generosos, dan oportunidades, abren sus puertas a quién no conocen y si tienes un buen producto lograrás encandilarles.

Una de las promociones que más gustó de las que he hecho hasta ahora fue esta:

cartel-se-busca-lectores

No es un gran montaje, pero llamó la atención entre cientos de portadas, de enlaces y demás. Así que pongámonos a imaginar qué queremos ofrecer y cómo podemos llegar a ello. Yo aun no lo sé del todo, voy probando y comprobando qué es lo que funciona mejor.

¿Y a ti?, ¿qué es lo que mejor te funciona para llegar a los lectores?

Bea Melworren

Anuncios

4 thoughts on “Un mes… regular.

  1. Estoy segura de que todo se arreglará. Es muy difícil cuando no eres conocida, como tú muy bien dices. Pero hay que perseverar, creo que esa es la clave. Yo he leído tus obras, y la imaginación y calidad de lo que escribes no pasará desapercibida. Besos.
    Marisa

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s