Solo

A veces te quedas ahí: en el limbo entre lo que fuiste y lo que serás. A la espera de ese cambio necesario que no llega, resintiendo tu efímera alma, revistiendo de dolor cada paso del camino.

A veces toca decir adiós a quien fue y ya no es, a quien quisiste y ya vive en tu olvido, a quien no te acompaña aunque su sombra permanezca junto a tus pies, haciéndote creer que aún está a tu vera.

A veces te enfrentas a la soledad más descarnada, te acurrucas sobre ti mismo, luchando por no sentir miedo, ni pena, ni dolor, pero… es inevitable, cada uno de esos sentimientos te atrapa y moldea, te sumerge en la desesperación, en la lucha por revivir tu corazón magullado y, a pesar de tu esfuerzo, no puedes contra ellos: son más fuertes que tú.

Más insistentes, más pertinaces… Te envuelven y te hacen caer de bruces cada vez que consigues levantarte. Te impiden ver la salida, empujándote al caos más absoluto. Haciéndote anhelar esa mano que nunca se tiende hacia ti, ese hombro en el que reposar tu angustia y entonces lo entiendes: estás solo, en la más profunda oscuridad y el único que tiene la clave para superarlo es ese que no reconoces en el espejo: Tú.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 thoughts on “Solo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s